lunes, 2 de diciembre de 2019

Teatro infantil

Como una forma entretenida de aprender teatro, los niños de 2o básico tuvieron la oportunidad de presentar una divertida escena frente a sus compañeros de 1o básico y un grupo de profesores.





La actividad se realizó en el comedor y estuvo cargada de aprendizaje y diversión. Luego, dos grupos hicieron la presentación a estudiantes de 3o básico, en la biblioteca.




La obra se llamó "Niños preguntones" y permitió que los niños mostraran sus talentos histriónicos a una audiencia muy atenta.




Agradecemos a las profesoras Evelyn Olivares y Sandra Rojas por querer enseñar a través de metodologías diversas que logran motivar a sus estudiantes para querer aprender cada día más.

¡La profesora Evelyn agradeciendo a los niños su alegría y motivación!

martes, 5 de noviembre de 2019

24 de octubre: día de la biblioteca

En España celebran, desde 1997, el día de la biblioteca durante el mes de octubre.

¡Para nosotros, todos los días son día de Biblioteca!

La biblioteca es -o debiera ser siempre- un espacio que acoge e invita a las personas a acercarse a los libros, atreverse a abrirlos e ingresar a mundos tan diversos... 

Una biblioteca implica diversidad: en sus estantes conviven libros distintos, con autores distintos y visiones de mundo completamente opuestas. Por eso, abrirse al mundo de las bibliotecas es un acto de libertad y aceptación del otro; es un acto de tolerancia y respeto por las ideas, pensamientos y sentir de otros. 

La biblioteca debe ser un espacio abierto y de apertura. Un espacio que invite a la conversación franca y la reflexión, siempre con la absoluta convicción de que no hay otra forma de crecer que abrirse a la diversidad de miradas, opiniones e ideas.

Les dejamos un cuento maravilloso que representa este sentir: nada se excluye en la biblioteca. Todos caben en ella, a todos se les da la bienvenida (incluso a los personajes "sin cuento").


LA SIN CUENTO
(Gema Pasqual)


No quería ser princesa, no quería ser liberada por el príncipe azul. Tampoco que el beso de un Príncipe la devolviera a la vida; ni que la salvara de la explotación infantil, no quería esconderse en la casa de los siete enanitos y ser su criada hasta que un príncipe la viniese a rescatar. 

No era capaz de renunciar a su voz por el amor de un muchacho; ni esperaba que San Jorge la salvara del dragón. Nobles princesas condenadas a dormir o al silencio, por orden de una madrastra, de un padre o de un hada buena.

Y se calzó sus zapatos rojos y huyó de su cuento, corrió y corrió buscando refugio, convirtiéndose en una sin cuento. Era una sin libro, una sin papeles, no la querían en ninguna parte.

En una cáscara de nuez navegó por el Mar de las Letras, y naufragó. Nadaba contracorriente, fuertes olas de frases la ahogaban, y cuando se dio por vencida y se abandonó a su suerte, de repente, la salvó la capitana Pippi Långstrump, una niña libre, generosa, que nunca se aburría, que se atrevía a cuestionar el razonamiento de los adultos. 

Acompañada por Matilda navegaban por el mar de las letras para rescatar a todos aquellos personajes que se aventuraban a cruzar el mar buscando un cuento mejor. Heroínas con fuerte sentido de la justicia y del deber de proteger a los más débiles.

Finalmente, después de muchas tribulaciones llegaron a puerto seguro, el Puerto de la Biblioteca, el Paraíso del que le había hablado Borges. Un lugar lleno de tesoros hundidos, como le había dicho Virginia Woolf; una nave espacial que la llevaría a los puntos más lejanos del universo; una máquina del tiempo que la transportaría al pasado lejano y al lejano futuro; una salida a una vida mejor, más feliz y más útil, como le explicó Isaac Asimov. Un lugar donde no necesitaba ser princesa para ser la protagonista de todos los cuentos.

Larga vida a las bibliotecas, refugio de todos, también de los sin cuento, de los sin libro, de los sin papeles, de las niñas que no quieren ser princesas y de los niños que no quieren ser héroes. Larga vida a los bibliotecarios y bibliotecarias, guardianes del Paraíso, de máquinas del tiempo y de grandes tesoros como son los libros.








miércoles, 9 de octubre de 2019

Recreos en nuestra Biblioteca


Un día cualquiera... en un recreo cualquiera...

Maxi, de 1o básico, ha traído un libro desde su casa y lee junto a sus compañeros

Los niños llegan hasta la Biblioteca para encontrarse, para leer, para conocer las últimas novedades, para jugar, para pasar un buen momento en un espacio diferente.

Mateo y Joaquín se instalan en la alfombra para una buena partida de ajedrez


¡Nos encanta recibir a los niños y sentir que hacen suyo este espacio maravilloso!